A 4 manos

Periodismo, literatura y artes

Reseñas literarias

El impostor, Javier Cercas

¿Quién no ha conocido a un impostor?…, esas personas que se hacen pasar por lo que no son, casi siempre carentes de algo que buscan en otros y se lo apropian, aunque solo sea una fantasía con la que se engañan y, a lo mucho, engañan a una o un grupo de personas por algún tiempo. He conocido así a escritores que nunca armaron una línea, a fotógrafos que jamás hicieron una fotografía real, artistas de mentira, pintores que en la vida tuvieron una paleta de color en sus manos… La vida está llena de gente que quiso ser lo que no podía, y que fabuló su propia existencia a costa de otra u otras. Los que encontramos a esos humanos en nuestro camino nos sentimos estafados, sin embargo, esos impostores son víctimas de su propia personalidad, de una existencia vacía que llenaron con los talentos ajenos y la gloria que no les pertenecía, en el mejor de los casos.

Enric Marco, deportado barcelonés, sobreviviente de los campos nazis, presidió durante tres años la asociación española de los supervivientes, pronunció innumerables discursos, conferencias, pláticas, dio decenas de entrevistas y fue distinguido hasta con la Legión de Honor de la República Francesa, entre otras condecoraciones.

Luego de vivir una vida de honores, posterior a la guerra, y de llegar a conmover hasta la lágrima a sus oyentes con las terribles historias vividas en carne propia, fue descubierto como impostor. Aquel hombre encargado de rescatar la memoria histórica de los españoles nunca fue deportado, jamás estuvo en un campo de concentración nazi ni fue condenado por traición al III Reich como hizo creer durante varias décadas.

Ya nonagenario, henchido de gloria, se ve desenmascarado. Carente del estrellato que lo envolvió durante su vida, ya imprescindible para su existencia, busca desesperado la forma de volver a “estar en la foto”. La encuentra quizás con las entrevistas que le hacen sobre su impostura, y finalmente en el libro de Javier Cercas. Cercas se ve implicado en un dilema moral: ignorar la existencia de este impostor, y por tanto no escribir nada, darle lo que merece: el olvido; o escribir y contar una historia que por terriblemente absurda atraerá a los lectores como pan caliente.

El resultado es un libro real, donde la ficción, como dice Cercas, la pone Marco, que nos hace pensar en la naturaleza tosca del género humano. Eso es El impostor, una novela que nos ayuda a comprendernos a nosotros mismos.

Otras obras del autor:

Soldados de Salamina

http://guerraa4manos.com/resenas-literarias/2013/05/soldados-de-salamina-javier-cercas/