A 4 manos

Periodismo, literatura y artes

Partes de Guerra

PITÁGORAS: TODO SON NÚMEROS

“Pitágoras es uno de los hombres más interesantes y desconcertantes de la historia.[1]

Nació en la isla griega de Samos, en el Mar Egeo, pero se trasladó a Crotona, en el sur de Italia. Se sabe muy poco de Pitágoras, porque su existencia nos ha llegado envuelta en la leyenda.

Pitágoras o sus seguidores afirmaban que “todo es números”. Pitágoras se aparta así de la búsqueda material del principio o arjé, propia de la escuela de Mileto, cuyo impulso se basa en la curiosidad científica; Pitágoras tiene interés matemático y geométrico y esto lo salvó de emplear los números buscando sentidos mágicos, sino que hizo auténticos progresos en el campo de las matemáticas y de la geometría, como el teorema de Pitágoras.

El número para Pitágoras no era, sin embargo, una entidad abstracta como hoy la conocemos, sino algo real, físico: calculaban con guijarros, los números surgían espontáneamente según juntaran o separaran los guijarros o los pusieran en fila. Del cómputo con guijarros nos ha llegado la palabra ‘cálculo’, que en latín significa guijarro (traducción el griego ‘pséfos’ ‘guijarro, piedrecilla’).

Los pitagóricos llegaron a la conclusión de que el número estaba encerrado en las cosas, y que, por tanto, era el principio de todo lo existente y producía un orden entre lo limitado y lo ilimitado, entre las diferentes extensiones; había un orden total, un cosmos. En griego ‘cosmos’ significa ‘buen ordenamiento’. De los pitagóricos, pues, nos ha llegado nuestro concepto de cosmos. El cosmos, las estrellas, los cielos, al girar producen una música, la ‘música de las esferas’, que no escuchamos porque nos hemos habituado a no oírla. La música es otro interés de los pitagóricos, porque la lira funciona a base de números: las cuerdas no todas son iguales y la distancia entre ellas varía uniformemente.

Los pitagóricos liberan el pensamiento de la creencia en fuerzas oscuras y dejan a la humanidad un sistema penetrable por la razón.

Como el número está velado, envuelto, dentro de las cosas, también el alma está encerrada dentro del cuerpo y es preciso liberarla de la esclavitud del cuerpo: el ‘cuerpo es una sepultura’ (doctrina que expresaban con un juego de palabras en griego: ‘soma sema’[soma: cuerpo; sema: sepultura]. Para liberar al alma (sin suicidarse) debían llevar una severa vida moral, basada en prohibiciones y tabúes tribales respecto de la alimentación.

Pitágoras creía en la ‘metempsícosis’ o transmigración de las almas, cambio de vida que el alma debe llevar por una culpa original no conocida. La transmigración podía ocasionar que el alma reencarnase en un animal; de ahí, la vida vegetariana de los pitagóricos para no comerse un ‘ser humano’. Se decía que Pitágoras recordaba vidas pasadas.

Metempsícosis o metempsicosis significa en griego: met [da idea de más allá, de cambio] empsicosis [de idea de una introducción [en] del alma [psijé] en algo [en un cuerpo].

El pitagorismo es muy notable en Platón, y toda la filosofía occidental es una mezcla de razonamiento y moralidad. El pitagorismo se extendió a lo largo de siglos. Por ejemplo, Copérnico afirmaba que su sistema heliocéntrico era en esencia pitagórico. El sistema heliocéntrico afirma que el Sol está en el centro y la Tierra gira en torno a él; es lo que actualmente sabemos. (En griego, sol se dice ‘helios’; de ahí, heliocéntrico.)

*-*-*

Las mujeres tenían igual oportunidad de estudio que los hombres, y además de las faenas domésticas aprendían filosofía. Temistoclea, sacerdotisa, filósofa y matemática, es considerada maestra del propio Pitágoras.

Frases

Todo son números

El cuerpo es una sepultura: soma sema.

EL TETRAKTIS PITAGÓRICO

TETRAKTIS PITAGÓRICO

La suma de los puntos da 10, inicio del sistema decimal. No sabemos cómo aplicaban este esquema. Quizá era una representación de cómo del Uno (divino) se derivan los demás números.

Tetraktis: tetra en griego significa ‘cuatro’; la palabra tetraktis podría significar algo así como ‘cuatridad’.

[1] Pythagoras is one of the most interesting and puzzling men in history (Bertrand Russell: A History of Western Philosophy).