A 4 manos

Partes de Guerra

MAÑANA A ESTA MISMA HORA

Utopías… El tren sale a las seis.

Mañana a esta misma hora estaremos camino a algún lugar. Todo habrá acabado. Dejaré atrás el pasado triste. Dejaré en las aceras de estas calles mi dolor, mis penas, los estragos de todo aquello que tanto laceraba, y volveré a sonreír. Diré adiós a los cafés de lágrimas, a las alamedas desiertas, a los rincones huecos de una vieja casa que nunca fue mi hogar.

Tú despedirás a tu gente, tu familia, tus buenos y malos amigos, las frustraciones de no haber vivido una experiencia intensa. Y me abrazarás en el camino para darme certezas, certezas de que todo estará bien. Besarás mi oreja y diremos adiós a cuanto nos impidió ser felices.

Seremos libres. Pintarás y cantarás a tu antojo, y te veré sonreír como si fuera la primera vez. Tendremos una niña de ojos intensos, quizás, o un par, o tres, e iremos al mar en el verano a hacer los castillos de arena con los que tanto hemos soñado. Te traeré café en las mañanas, y escribiré mil páginas de mis novelas inconclusas, imaginadas, frente a una ventana con vista al océano.

Mañana a esta misma hora dejaré ir los globos de helio de mi vida anterior; volarán y será definitivo. Tú me ayudarás, porque en ellos van también tus angustias, la soledad, los pasados violentos, irónicos, en que creíste perder lo que nunca tuviste en realidad. Flotaremos manos al viento para que sigan su curso natural, hasta perderse en el ocaso, y nos besaremos por vez inaugural.

Mañana a esta misma hora te espero en el andén. El tren sale a las seis. Ven, por favor, aunque no tengas pensado partir. Ven, aunque sea para obligarme a no subir las escaleras y quedarnos en esta ciudad muerta, vacía. Ven, porque sería más terrible no verte llegar, que abordar mi destino sin ti. Ven, aunque luego te vayas con los globos y la brisa a otro futuro que no sea yo.

1 Comentario

Un Comentario para “MAÑANA A ESTA MISMA HORA”

  1. Elder Gonzalez dice:

    Me acuerdo muy bien de esta anécdota cuando fui a ver Nueces para el amor, el dia que la estrenaron en cuba (cine Yara, sin aire acondicionado y repleto de personas) trabajaba en el Gato Tuerto ( un night club famoso de la Habana) esa mismo dia por la noche, alli conocer inesperadamente a Ariadna Gil…yo le dije, me puedo montar en tu tren y ella, luego de tomarnos una foto que al buen resguardo está en casa de mis padres en Matanzas, me dijo algo que ni podré olvidar, “si te gusto el tren, no lo dejes ir nunca” entre sonrisas y rodeada de un sequito cinéfilo. Ese mismo día cantamos y tocamos para ella en una noche intensa y de poca paga, pero feliz por la coincidencia !

Dejar un comentario