A 4 manos

Periodismo, literatura y artes

Félix Guerra

La letra del escriba

BORRADOR PENSADO. Y REMONTAR HACIA MAÑANA (SEGUNDA PARTE) 

 

SIN borrón ni cuenta nueva. Reclamos personales y sociales. ¿Cómo hacer esto lo mejor posible? ¿Cómo abordar el reto históricamente trascendente con espíritu creador y revolucionario?

Es una respuesta de muchos y de todos.

A grandes rasgos mi sugerencia es la siguiente: Ofrecer y dar poder real a población, pueblo, ciudadano, individuo. Y posibilidad legislada de revocar a cualquier representante que viole las leyes o las incumpla. A esos y al cualquiera en el largo trayecto de las jerarquías.

El esfuerzo inicial para esta empresa de transformación económica y política, podría ser a partir de un CONGRESO DE LA NACIÓN, organizado, citado e instalado en conjunto por toda la sociedad. Para expresar opiniones, juicios, puntos de vista, criterios programáticos, visiones de fondo. Con voluntad consciente y urgente de unir energías y congregar fortalezas.

Sería al final y como resultado, unidad razonada en la diversidad. Mayor cohesión posible, sobre la base de debate, opinión, análisis, participación con voz y voto, tolerancia y comprensión, cooperación y consensos, en todas direcciones, horizontal, vertical y en los múltiples niveles de la nación.

Me pregunto: ¿Qué pueblo y qué sociedad, la de 1959 o la de esta segunda del siglo XXII? ¿Quiénes más aptos para la compresión del reto social inmenso que enfrentamos y las consiguientes y profundas sacudidas de grandes proporciones? ¿Quiénes más valientes, cultos, experimentados, para rescatar utopías y edificar un socialismo de buena extirpe que sirva para hoy y mañana?

La diferencia es enorme a favor del presente, sin duda alguna. Somos un pueblo ahora con más conciencia, en cualquier sentido, que jamás en la historia.

Sería una conmoción en vida. Una cosmovisión grande.

Sin gestualidades agresivas o burocráticas, sin estridencias que remitan al pasado, sin violencias innecesarias. Sin maltratos retóricos, desdenes o purgas como castigos y solución. Hablar desde experiencia, razón, paciencia, respeto y comprensión fraternal. Con sencillez y responsabilidad. No se trata de hostigar, ridiculizar ni maltratar de palabras o hechos a nadie. Sin víctimas, sin cabezas de turco.

Se trata entonces y sobre todo de oír e interpretar, de esclarecer en colectivo. De llenar de fraternidad el corazón y la voz. SINCERIDAD TIENE AUN OPORTUNIDADES DE SOBREVIVIR EN EL SOCIALISMO.

Propósito estratégico sería atenuar de inmediato y concluir luego una prolongada y nociva fase de centralización y autoritarismos, con perniciosos lastres de burocracia. De evitar zizagueos, invenciones y elucubraciones. Y prever, sin dudas, potenciales colapsos en el espinoso camino.

Otro propósito estratégico sería rescatar credibilidad de gobierno, prensa y Estado.

Nuestro peor, pero no imposible escenario, seria perder, por quien sabe por cuánto tiempo (y no demasiado distantes de la orilla), la oportunidad casi única de consolidar independencia y soberanía. También logros alcanzados, así como retener sueños de Patria y Nación.

El mejor y más optimista escenario: Uno, salvar lo que puede ser salvado, cambiar en consecuencia lo que debe ser resueltamente transformado. Dos, tener patria socialista en una época en el que ya el capitalismo errabundea ciego y amenaza historia y humanidad con embestidas salvajes, genocidios y guerras, inmigraciones incontroladas, desigualdades y destrucciones sin límites.

Cambiar retóricas obsoletas al crujir del tiempo. Se operan grandes cambios de situaciones y sobre todo en el más reciente escenario mundial. Permutar lenguajes y estilos ideológicos desfasado de los conflictos contemporáneos y las transformaciones universales y propias.

RECLAMO: OPCIÓN CLARA Y DEFINIDA POR UN SOCIALISMO CON PROPIEDAD DEL PUEBLO, PARTICIPACIÓN, CONSTANTE Y EN ASUMENTO. VERDADERAMENTE DEMOCRÁTICO, QUE ENGLOBE Y ARRASTRE A LA POBLACIÓN Y SUS ENERGÍAS. A LOS SECTORES, PROGRESISTAS, JUSTICIEROS, MÁS HONESTOS.

Aunque cueste los privilegios de algunos.

¿MISIÓN IMPOSIBLE?

Creo quizás que aprovechados, vacilantes y mediocres, así como lógicamente cansados y razonablemente desencantados, así lo podrían estimar.

Sin embargo, mujeres y hombres más íntegros de la Nación, con las lecciones nativas aprendidas y las experiencias de derrumbes mundiales ocurridas en décadas pasada, podrían apreciar que es una alternativa osada y riesgosa, pero imprescindible. Y URGENTE.

No podemos tapar el dedo con el sol.

Apuntar índice hacia nosotros mismo y no ponerse a cantar nostálgicos himnos y sucesos dramáticos de antaño.

Así, los errores y desvíos comunicarlos prestos a la historia. Convertirlos en autorreflexión, experiencia y espíritu crítico. Para ser utilizados desde ahora y mañana en la mañana.

RECLAMO: Preservar independencia y soberanía como tarea urgente de la luz.

REFUNDAR NACIÓN Y SOCIALISMO.