A 4 manos

Periodismo, literatura y artes

Félix Guerra

La letra del escriba

BORRADOR PENSADO. Y REMONTAR HACIA MAÑANA (PRIMERA PARTE)    

Sin borrón, pero con cuenta nueva. Reclamos personales y sociales.

PRIMERO: Reclamo PROPIEDAD SOCIAL (no PROPIEDAD ESTATAL). Sin trampas o incurriendo en olvidos teóricos o históricos. Sacar propiedad social del rincón a la sombra, de  definiciones oportunistas. Explicarla correctamente, darle ancho y vuelo, realizar un ejercicio de creación y honradez. De redención de la improductividad, las pobrezas crónicas y los incesantes tropiezos económicos.

Propiedad Estatal (recordar URSS, campo socialista, CAME) atravesó pruebas de más de medio siglo, que la califican como una de las peores formas de propiedad de la Historia clasista de la humanidad.

Pueblo cubano, población, individuos y ciudadanos, apoyarían decididos y en cualquier circunstancia, si el horizonte inmediato es la propiedad del pueblo, incluida en la Constitución y planes de desarrollo. Propiedad verdaderamente social, perteneciente a la gente de carne y hueso, con boca para comer, brazos para laborar y cabeza para vivirla en familia bajo un techo. Es decisivo. Conclusión de un largo período de existencia humana.

No propiedad en que el Estado-entelequia es dueño de casi todo.

En ocasiones, con letrero de PROHIBIDO PASAR.

Con salarios que él decide y luego a distribuir a los precios que le convenga o dicte un mercado caotizado sobre todo por la improductividad.

Y en los puntos de venta ni siquiera el fallido BUZON DE QUEJAS, un cadáver de idílicas intenciones.

No es, por supuesto, la propiedad estatal vigente hoy, que en ocasiones llaman “social”, en esencias similar a las anteriores de capitalismo, feudalismo y esclavismos. La de siempre y hasta nuestros días, mediante la cual el trabajador apenas es dueño de muy poco, en el mejor caso de su fuerza de trabajo y el salario (definido por el Estado junto con los precios) queda en los bolsillos para disponer de él con cierta libertad. Resto o buena parte, va a regiones intangibles del entendimiento y la información.

La propiedad prioritaria actual en el mundo, tanto capitalista como socialistas, son monopolios que bridan oportunidades a unos, pero alejan de la realidad, la toma de decisiones y el progreso consciente a otras. Monopolios de los millonarios y monopolios del Estado.

Propiedad, forma de propiedad de medios de producción y producción de bienes, direcciona a la sociedad. La propiedad estatal convierte al Estado en protagonista decisivo y decisor del volumen mayoritario de las acciones. Estado es quien proyecta, invierte, produce, distribuye y pone precios. Inevitablemente aparta al pueblo y al ciudadano, lo deja al margen de las acciones económicas y lo relega a consumidor de subsistencias.

Estado crea y dirige cada uno de los ministerios, crea metodologías y resoluciones, que son leyes de obligatorio cumplimiento para productores. Además, las organizaciones políticas, de masas, juveniles, pioneriles, sindicales, de profesionales, periodistas, escritores y artistas y otras muchas, han sido instauradas, financiadas y tuteladas día a día por el Estado-partido. Es un cerco que lo abarca todo y le crea destinos casi inamovibles.

Resulta conveniente aclarar, a estas alturas, que el Estado no produce. Los productores de riquezas son los trabajadores donde quiere que estén. Todos los tesoros brotan de las manos, fuerza de trabajo, calificación técnica, científica y cultura ,energía y sudor de quienes laboran a diario en el surco, las máquinas o puestos de trabajo y servicio. El Estado es, o debiera ser, solo el administrador austero y creador de esos bienes.

La propiedad del Estado, coronando procesos productivos, tiende, por defecto, a verticalismos, autoritarismos, privilegios, malas y dudosas administraciones, apropiación sin participación, y se nutre de dirigentes nombrados desde arriba. Nada de permitir a otros sujetos laborantes, a compartir decisiones, mediante cogestión, autogestión o cooperativismo.

Además incumple planes de producción unos tras otros, maltrata al consumidor y crea otros muchos graves inconvenientes entre Estado y Nación. Se convierte en herramientas y conceptos que engendran burocracia y corrupción. También inequidad y elitismos. Y perpetúa un capitalismo de Estado más constreñido e ineficaz que ningún otro.

Estado extravía fácil la brújula ideológica, imita al capital, pero de forma mucho más centralizada y autoritaria. Salta del status de muchos ricos, millonarios y monopolistas, al monopolio estatal único. Crea distancias, juicios desfavorables y mal humor en la población consumidora. Establece un reparto y reparto, casi como favor, y apropia de los conceptos de distribución y venta. Y por último se favorece del reparto.

Esta es la diferencia básica y decisiva entre cualquier capitalismo y socialismo de Estado, y el socialismo democrático que desea y necesita la humanidad para rebasar una época que ya comienza a ser sórdida.

SEGUNDO: Reclamo PARTICIPACION DIRECTA de ciudadanía y ciudadano. Movilización del individuo, su pensamiento ideológico y crítico, su espíritu corporativo y gremial, su voto secreto y directo, su humanismo de sabor complejo, crítico y creativo. Concurrir con gusto y hablar con sinceridad a oídos receptores. Rechazar dogmas, consignas, papeleos, promesas volátiles, vulgarizaciones del pensamiento, lugares comunes engendrados en el pasado y engrosados durante la época actual.

TERCERO: Reclamo CAMBIO DE MENTALIDAD, efectiva, no solapada ni de dientes para adentro. En voz alta, que incluya a gobernantes y políticos de cualquier nivel, en el supuesto de que a altura mayor, mayor distanciamiento hasta cualquier cotidianeidad de base y familiar.

CUARTO: Reclamo DESCENTRALIZACION HASTA EL MUNICIPIO. Luego hasta empresas, centros de trabajo y colectivos. Ninguna voz de descentralizar será sincera y efectiva hasta que no englobe a las criaturas de a pie, a los minúsculos e invisibles poderes insustituibles de la base.

QUINTO: Reclamo ELECCION DIRECTA DE LOS MÁS ALTOS CARGOS DEL ESTADO Y EL GOBIERNO. Así de rotundo, sin excepciones. OTRO SISTEMA ELECTORAL: DEMOCRATICO, legítimamente verificable, no formal, alejado de las caricaturas actuales, con metas y programas para cada nivel. Y RENDICION DE CUENTAS auténtica, directas. RADIO Y TV PARA RENDICIONES DE CUENTA nacionales y provinciales. Rendición de cuenta por los medios posibles para los municipios, con participación voluntaria y democrática de la ciudadanía.

Imprescindible empoderar a pueblo, desde bases, colectivos industriales y agrícolas, circunscripciones. Hay días y varias ocasiones al año, que el administrador, gerente o dirigente, subordine y rinda completamente SU OREJA a los colectivos, en todas las instancias y ponga de verdad lógica y sentido común a funcionar.

Elaborar y hacer funcionar y funcional, una teórica de la ética ideológica del dirigente administrativo y político. El marxismo, así como cualquier regulación laboral y ética, carece de ese acápite importante para hoy y siempre: es una tarea del presente. Y resulta imprescindible dialogar al respecto. Convertirlo en conciencia y Ley, desde la base hasta la cima. Incluirla en Constitución de la República y legislar al respecto.