A 4 manos

Periodismo, literatura y artes

La letra del escriba

ODA A LAS VANGUARDIAS

Ilustración: Félix Guerra

01

Poema a quienes, en cualquier tiempo,

retienen y no dejan agonizar el fuego, tenue o vigoroso,

de sus imágenes y criterios.

02

A quienes en el asalto esencial al firmamento apartan prejuicios

y dogmas. Ambiciones y egos.

03

Merece lisonja quien no fue ni es autoritario cuando se le ofrece autoridad. Ni arrogante cuando arrogancia parece ser el ropaje virtual de potestades y jerarquías.

04

Sonrisas a quienes se mantienen fieles a la realidad

cotidiana y renacen sin odio a diario de sus cenizas

05

Alabanza a quien el Poder no le contagió burocratismo. A quien el ovillo de billetes y prosperidad a la vista, no lo arrastran

a la corrupción. A quien enfrenta desvíos de su ego, con la nobleza de su extirpe, con la generosidad de la condición humana.

06

Merece elogio quien no se convirtió en oportunista cuando

hubo oportunidades. Ni fue tieso como una vara en la llama

del verticalismo. Y repudió niveles y tronos cuando el centralismo copó las decisiones.

07

Apología a quien no quedó neutral viendo pasar inequidad e injusticia o abusos al prójimo. Ni calló ni  tapó ojos ni quedó imparcial y asumió riesgos y esperanzas. A quien no quedó sordo ni ciego ni mudo y sí con muy escasa calma.

08

Lisonjas a poetas y filósofos que salvan palabras

y rezos y le inculcan repentina oscuridad y luz. A las buenas personas que inocula ternura a la vida. A mujeres y hombres

que le agregan pasión a la existencia.

09

Gloria a artistas que reinventan fosforescencias resplandeciendo de la obra  a la sobrevida. A inventores de cualquier era,

que al unir y distanciar más artes y existencias, enaltecen la inteligencia. Y de paso revelan resquicios de ignorados entornos.

10

A las criaturas que pusieron a funcionar sentidos, narices,

ojos, orejas, manos y a continuación agregaron sus piernas.

Al Neandertal que reinventó  fuego. Al Cromagnon que reinventó

incendios.

11

Al antecesor que ensayó fogatas y probó recurrir

a ese resplandor para modelar lanzas y someter el botín

de las cacerías. Al que se irguió, física y mentalmente, y entrevió misterios y enigmas de diversos horizontes.

12

A las criaturas que mantienen su vigilia para evitar la extinción

de las hogueras.

13

Elogios a quienes contemplan el incendio y lo interrogan

con hermosa utilidad y fantasía.

14

Fama  a quien descubrió unicornios. A quien invencionó dragones. A quienes defendieron Troya o conquistaron a Troya. A quienes fundaron coros y cantaron hazañas y dieron vehemencias a páginas de la Historia

15

Al sabio que resistió un golpe de manzana

en la cabeza y luego se entrevistó con las ciencias. A  quienes avistan  relámpagos  que casi explican y renuevan al universo. A quien padeció fuego antes que acallar sus intuiciones.

16

A quien enfrenta invasores o injusticias con solo machete o fusil

y la elocuencia indomable de sus ideas y convicciones.

A quien defiende utopías con la cabeza erguida o la expone durante sus embestidas valerosas.