A 4 manos

Periodismo, literatura y artes

Criaturas insólitas

CRIATURAS INSÓLITAS

PRESENTACIÓN APROXIMADA

Las Criaturas insólitas o desaparecidas son, creemos, en particular, una labor de la imaginación con la imaginación, de la capacidad de fabular con la capacidad de ser fabulados, de mezclar al sujeto poético con el objeto poetizado y de acudir a cualquier humor, el más refinado o grotesco, para patentizar la seriedad de los fenómenos que nos toca protagonizar a las puertas del próximo siglo y el tercer milenio.
Se trata de pequeñas crónicas, de fábulas, de mitologías errantes o bestiarios comarcales, de noticias científicas, donde se cuenta sobre la historia, prehistoria en ocasiones, de criaturas excepcionales e incluso deslumbrantes, no vistas, desconocidas hasta nuestros días, o que se extinguieron en un largo lapso de tiempo o en cuanto aparecieron sobre la Tierra. El origen de cada texto en particular, es la presencia inicial de la criatura en cuestión en los sueños de quien dibuja e ilustra y hace el primer retrato, el pintor y grabador José Luis Posada, cultor desde siempre de las especies zoológicas. Las criaturas aparecen onírica y luego físicamente en el estudio del artista, quien a su vez acude al escritor y amigo, Félix Guerra, acucioso fabulador y  espontáneo investigador de misterios, para desentrañar en fin de cuentas la procedencia y la suerte de tales esotéricos seres.
Se funden al humor la ciencia, a la poesía el sueño , se acrisolan la voz gráfica y la voz escrita, y se mezcla todo con una carga irónica, cáustica, con relación no sólo a la aparición sobre el planeta de ciertas especies, en particular la de un bípedo implume y pensante bien conocido,  sino sobre todo con respecto a su destino o significación posterior.
La carga ecológica es inesquivable y evidente, sobre todo tratándose de textos y dibujos elaborados en un tiempo crítico, epicéntrico, en que la humanidad y los territorios que la contienen se ven abocados a grandes cambios, incluidos crisis y hecatombes físicas y morales, estéticas y éticas. Los textos y los dibujos, sin embargo, no propenden especialmente a la queja amarga o al escepticismo irreversible, sino  llaman más bien al conocimiento de la realidad. Tratan de sensibilizar al sensible, de hacer reclamos en todas direcciones, de tocar campanas en cada campanario, de hacer correr como pólvora un tañido que anuncia males parejos para cualquiera, sin excepción: o nos salvamos juntos o nos hundimos todos, uno para todos y todos para uno, parecen gritar las ciencias y las criaturas hoy, cuando se trata de ciencias y criaturas lúcidas en el intento de abandonar las rendijas particulares y exclusivistas.