La loba

Al despertar estaba convencida de que Tata le advertía, divida entre el espanto y la ternura: “los lobos también tienen que comer”.