A 4 manos

Todos los amigos, lectores y soñadores de Latinoamérica y el mundo que lleguen a este espacio, para volar cantar y compartir, son bienvenidos.

La Escuela de Atenas, Rafael Sanzio

LA NATURALEZA ES AGUA

La filosofía es de origen occidental, griego, y no se considera que otros pueblos tuvieran filosofía porque su pensamiento estaba sumido en los mitos y en la religión.

La filosofía deriva de la creencia de que detrás de la multiplicidad de las cosas y del aparente caos existe una unidad, algo permanente, aunque nos resulta oculto; develarlo es la misión de la filosofía.

La naturaleza es agua

La filosofía comienza con esta frase: “La naturaleza es agua”. ¿Cómo puede ser filosófica esta frase que es una patochada? Porque es un intento de describir las cosas a partir de lo que advertimos y vemos, no con mitos. La frase fue de un rico hacendado, Tales (conocido como Tales de Mileto), de quien se dice que predijo un eclipse de sol en el 585 aC, de seguro mediante conocimientos de los caldeos, habitantes de los ríos Tigris y Éufrates, en el actual Iraq. Mileto era una ciudad situada en la parte occidental de lo que hoy es Turquía y era una ciudad próspera. Ese bienestar permitió que la gente comenzara a hacerse preguntas.

Tales llego a la conclusión de que todo es agua, porque el agua se da en variantes, como el hielo, la nieve, el granizo; lo que no tiene agua, muere. Donde hay agua, todo es vida, es alma. Pero el pensamiento mítico todavía no desaparece con Tales, pues él creía que todo pululaba de dioses, aunque no sabemos qué quería decir, si es que lo dijo, pues ya en vida de él se perdieron sus escritos.

Frase

Aristóteles: “Parece que también Tales, según cuentan, supuso que el alma era algo capaz de producir movimiento, si es que afirmó que la piedra imán tiene alma porque mueve al hierro”.